Datos personales

Mi foto
Este blog,supone mi fuerza por hacer que lo que yo viví y que marcó mi historia,quede atrás y haciendo que la lucha que muchos tenemos abierta para que nuestras voces sean escuchadas,sean si cabe más fuertes,y sean las voces de los que no pueden gritar,de nuestros niños.Ayudemos a hacer que se nos oiga...

domingo, 9 de septiembre de 2018

Mi compañero superviviente

Cuando llegué a esta casa para vivir obligada tras la pérdida de mis hijos a manos de una jueza que prefirió entregárselos a un maltratador psicológico ,me sentí perdida dentro de una casa demasiado grande para una persona demasiado sola.
Solo buscaba un hogar para mis hijos y que pudieran venir a casa ya que la distancia de su nuevo hogar era poca.
Los primeros días, me los pasé imaginando la cara que pondrían cuando la vieran, así como preparando sus habitaciones y sus recuerdos en las paredes de mi casa.
Quería rodearme de ellos, sentir que no estaba sola y que ellos estaban ahí.
Tras esa primera semana ,la ilusión de nuevo fue dando paso a la soledad y al vacío.
Así que tomé la decisión de comprar una planta que me hiciera de compañera en esta espera.
Decidida, me fui al mercado de mi pueblo a ver qué podía comprar.
Empecé a mirar las plantas ,había tantas que era imposible mirar solo una , todas espléndidas, alegres y con un montón de flores.
Por un momento incluso pensé que había mucha belleza en esta tierra nuestra, como para que yo sólo pensara en suicidarme,(era mi época suicida)...

Seguí mirando por varios puestos ,mientras los vendedores a veces me preguntaban si sabía qué quería y yo les contestaba que una planta, pero que aún no sabía cual.
Entonces lo ví  ,entre otros rosales más grandes y mucho más floridos, vi uno pequeñito, con una sola flor a punto de florecer y con hojas un poco escuálidas, algunas secas incluso... y dije quiero ese rosal.
Sólo costaba 2.50 euros, que ridiculez ,pero no sé que vi en él que me enamoré de él.
Sí sabía lo que vi, mi reflejo.
Lo traje a casa ,con cariño lo trasplanté  a una maceta más grande, le puse tierra nueva, lo aboné y mimé.
Poco a poco, fue tomando fuerza y poco a poco fuimos creciendo y floreciendo.
Hubo veranos muy crueles para él, en los que lo olvidé y casi nunca lo regaba , pero agradecido cuando llegaban las lluvias volvía a retoñar y cuando me daba cuenta de ello, yo de nuevo lo volvía a mimar .
Desde hace un par de años, no he dejado de mimarlo y él ha crecido y florecido para mí.
De todos modos ,estaba en una esquinita de mi balcón y sólo lo veía cuando salía.
Hace poco más de un año y medio, lo cambié de lugar y lo puse justo enfrente para poder vernos desde el sofá.
Fui añadiendo plantas pero él sigue justo enfrente.
Cuando me voy de vacaciones en verano ,meto todas las plantas dentro de mi casa y les pongo bastante agua y normalmente aguantan.
Este año, hice lo mismo, pero además tenía una amiga que podía regarlas a la mitad de mis vacaciones así que genial.
Me fui de viaje, creo que el más duro de todos los que he hecho en los últimos años, con tantos frentes abiertos y con tantas malas provocaciones y coincidencias ,que creía que no volvía porque al final me suicidaría allí mismo.
Mi amiga vino a regar mientras tanto yo sufría en mi querido pueblo, y al hablar conmigo me dijo que estaban bien todas ,que  aún tenían agua,  pero que mi rosal, estaba  mal, que se estaba secando y que se estaban cayendo todas las hojas.
Sentí pena y pensé que tal vez ya era su hora de marcharse, llevamos ocho años juntos...
Por suerte, regresé de esa mierda de viaje y no me quedé allí, viaje digno de contarse en un futuro.
Esa misma noche ,regué todas las plantas y vi como mi rosalito estaba seco.
Al día siguiente, le quité todas hojas secas y lo regué con mimo.
Hace apenas mes y medio que vine de ese viaje y este es su aspecto.
Tiró todas hojas secas que lo asfixiaban y floreció. Mi amiga dice que el rosal me echaba de menos.
Yo estoy quitando mis hojas secas ahora , espero poder florecer.

domingo, 10 de junio de 2018

Sentido...

Un domingo sin muchas novedades , salvo la misma rutina de cada día que te va matando poquito a poquito.
De verdad que quiero vivir la vida , pero a estas alturas ya realmente estoy convencida que no sé vivirla.
Una vez me dijeron siendo yo adolescente: "la vida es única e irrepetible , y no tiene instrucciones de uso" ,y aún hoy soy incapaz de vivirla y dejar de sobrevivirla.
Así que veo con dolor como pasan los días ,como sigo esperando que algo cambie , que la rutina de paso con algún aliciente a desear estar aquí.
¿Realmente alguien es capaz de encontrar un sentido a la vida ,cuando han abusado de ti, cuando te han violado en innumerables ocasiones , cuando te han humillado , cuando te han maltratado física y psicológicamente , cuando crees que tu vida vale menos que nada , y además la gente te dice que el sentido de la vida está dentro de ti , aumentando así el sentimiento de culpa por no saber vivirla?

Cuando tu vida se convierte en un lodazal ,y los mismos problemas los tienes ahí un día tras otro , cuando además hay días excepcionales que suman a tus problemas diarios más problemas, y tú aún sigues peleando por estar aquí...

Es cierto no sé vivirla o tal vez sufro una depresión encubierta que nadie aprecia, ni tan siquiera yo.

Muchas veces te dicen que la felicidad depende de ti. Menuda responsabilidad lleva eso...
Te embarcas en la búsqueda de la felicidad dentro de ti  y yo al menos no la encuentro. Por un momento pienso que si miro dentro buscando felicidad y solo encuentro dolor ,ira ,rabia, y mucha soledad ahí no reside mi felicidad.

Mi felicidad reside cuando me doy a los demás y  siento reciprocidad en ello.
Reside en amar y sentirme amada ,también cuando puedo dejar de actuar y ser yo, cuando pierdo el miedo a hablar porque puedo hacerlo tranquilamente, sin ser juzgada, cuando siento que puedo ayudar, cuando siento que no estoy sola y que pase lo que pase hay personas que quieren seguir ahí , cuando simplemente veo que tengo mucha gente a mi alrededor que me quiere.
Entonces mi autoestima sube un poco la cabeza y me dice que algo bueno he de tener para que no huyan despavoridos...

Y soy realista ,odio la soledad y disfruto de no estar sola...

lunes, 2 de abril de 2018

Música

Es difícil ser una superviviente. Todo el mundo espera cosas de ti, como que dejes de hablar de ello por arte de magia o que como superviviente tu estado de ánimo siempre sea óptimo.
Siempre tengo la sensación de que hemos de  estar al ciento diez por cien y que se nos exige mucho más.
De hecho,cualquier persona puede tener un bajón y no pasa nada, pero para nosotros siempre supone escuchar de nuevo ,las típicas frases que nos hacen sentir tan culpables o que cuestionan nuestra estabilidad mental.
Tengo que reconocer que este último año ha sido duro.
Ha habido momentos en los que la soledad se ha apoderado  de mí y he sentido que vivo sin encontrar sentido a mi vida.
Y cuando esto ocurre,es inevitable que de nuevo aparezcan los pensamientos suicidas que como siempre afloran cuando te encuentras con una dificultad en la vida.
He intentado retomar mis viejas aficciones,como la música, la responsable  de que yo siga estando aquí.
Muchas veces suelo decir  a mi gente que yo soy música , y no me refiero a una dedicación, sino que toda yo , mi cuerpo mi alma y mi conciencia son música.
Durante el tiempo que sufrí los abusos, recuerdo cómo cuando empezaban a abusar de mí, mi mente automáticamente buscaba una canción de las que acababa de estar tocando y se sumergía en ella ,y yo automáticamente dejaba de sentir.
Y cuando llegaba a casa ,de nuevo cogía mi trompeta y seguía tocando, tratando de olvidar lo que acababa de ocurrir.
Esta relación con la música terminó de manera práctica cuando decidí mudarme aquí a Mallorca, pero aún así ha vivido escondida en mi cerebro y en las nuevas tecnologías y siempre la he usado en momentos de mucho estrés.
Incluso cuando tengo insomnio, me basta ponerme los auriculares y escuchar alguna canción de mi vieja banda para que mi cerebro se relaje y me deje dormir.
Es curioso e incluso parece ciencia ficción.
Cuando se estrenó" No tengas miedo" para mí fue como decir pues mira no estoy tan loca,al ver como la protagonista también usaba la música para disociarse de su dura realidad.
Y luego llegó James Rhodes,para confirmar el efecto que la música  y tocar un instrumento produce en nuestro cerebro.
Yo siempre he pensado que era lo que mantenía cuerda, lo que me hacía poner distancia con el dolor que yo sentía.
Y tras veinticinco años sin tocar ,hace casi un año que decidí retomarlo aquí en mi pueblo, donde vivo porque ya lo siento más dentro de mí que el pueblo que me vio nacer.

miércoles, 28 de marzo de 2018

Retomando

Hace mucho que no paso por aquí.
Supongo que hay mil motivos para hacerlo pero creo que el más grande es la falta de tiempo, ya que desde hace casi dos años mis hijos volvieron a casa y pasé de verlos sólo los fines de semana a tenerlos una semana completa conmigo alternando con su padre.
Tras varios años viéndolos sólo los fines de semana ,adaptarme a la vieja rutina de dedicación completa me ha costado bastante, aunque me siento feliz de que estén conmigo de nuevo.
Otra de las razones, fue la pérdida de confianza en todo lo que siempre había defendido hasta ahora, y me estoy refiriendo a la lucha contra el abuso sexual.
He pasado etapas muy negras , en las que he pensado que era una lucha sin sentido, en las que me he rendido , me he sentido un fraude e incluso en las que he pensado muy mucho en dejarlo todo ,incluida mi vida.
Durante este tiempo también creo que he tratado de conocerme, de seguir creciendo y tratando de alejarme de todo lo que me hace daño ,aunque esto siempre conlleva un gasto de energía bastante grande.
Entre esos cambios ,quiero destacar la distancia que poco a poco he podido poner entre mi familia y yo, y no me refiero a distancia física que sigue siendo la misma, sino a la distancia psicológica, esa que tanto cuesta y nos hace  tanto daño, pero tengo que confesar que cada día se hace más fácil.

 Ya no admito ser cuestionada, ya no admito ser el bicho raro, la desequilibrada de la familia y la que hace que la familia se tambalee.
La familia, mi familia ,está podrida y eso no va a cambiar por mucho que de cara a la galería se quiera vender otra cosa.
Hace tiempo creí haber perdonado a todos, pero la verdad es que no es así.
Por suerte tengo gente a mi alrededor que me hace ver que vivo completamente enfadada con el mundo, aunque yo más bien creo que estoy enfadada con la vida.
Cada día que ha ido pasando, mi rencor y tal vez odio han ido creciendo hacia las personas que me destrozaron la vida, las personas que hicieron posible que ahora sea yo la que decida por donde voy y con quien me junto, como diría mi abuela.
Tal vez por eso debería estar agradecida por allanarme el camino hacia donde yo quiero estar y no adonde ellos les gustaría.

Mi último viaje a Granada fue esclarecedor, para hacerme ver dónde no quiero estar.
Tengo que reconocer que durante mucho tiempo estaba dolida por tener que tomar la decisión de vivir tan lejos de mi pueblo, ese en el que por mucho que sufrí sigue siendo el lugar donde estaban mi raíces.
Después de veinte años fuera ya no me siento de ningún lado ni de Granada ,ni de Mallorca, así que cuando me preguntan yo respondo que soy del charco, como se le llama al Mediterráneo aquí en Mallorca.
Como decía en mi último viaje, pude ver que mi familia no ha cambiado para nada, sigue estando igual de podrida, con peleas, miembros que se ponen verdes entre sí y que luego se hacen muy buena cara por delante , mentiras y secretos a tutiplén.
Esa no es la familia que quiero y por supuesto que yo ,siguiendo en mi línea y haciéndoles ver cuanto la cagan entre sí, volví a ser la que desequilibra porque las verdades duelen y duelen tanto como para que un padre, mi padre, me pidiera que no volviera a ir.
Fue duro, lo ha sido todo este tiempo,  pero ahora que por fin me redescubro, creo que me hizo un favor, y que aunque me pidió perdón después , por fin puso la guinda al pastel y ya no me siento culpable de estar lejos ahora que nos necesitan.
Aún así haré la visita oficial de cada año para que mis hijos sigan disfrutando de algo que yo nunca tuve, un vínculo especial con mi pueblo.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Tras un año...

Y tras un año y algo más,me digno a aparecer por aquí.
No es casualidad supongo y hay muchos factores que en este día me incitan a escribir y aquí estoy.
Durante este año mi vida ha cambiado mucho,aunque para qué nos vamos a engañar el fondo sigue estando aunque intente ponerle losas y losas encima tratando de enterrarlo de una vez.
Pero ya sabemos lo poderoso que es así que basta poco para que resurja.
Lo primero que he de contar es que este año he recuperado cosas muy valiosas que me fueron robadas durante mis años de caída al abismo.
Lo primero que he recuperado ha sido a mí misma.He redescubierto el placer de escucharme ,de sentirme, y de creerme.
Me he escuchado decir te quiero,he sentido un amor puro,creo que sano,sin manipulaciones,sin chantajes y donde no tener que usar el sexo para sentirme valorada.
Esto que parece una tontería ,en cierto modo es una liberación para mí,porque ya no baso el éxito de mis relaciones en el sexo ,ni en nada de lo que él me enseñó.
También este año,he visto como el tema de los abusos ha pasado a segundo plano en mi vida,llegando incluso a rozar el rechazo a según qué información que me llegaba y no porque me duela mi historia al relacionarla con las noticias que me llegan,sino porque creo que a todo en esta vida hay que ponerle un punto y final.
Es cierto ,que he seguido colaborando con RANA,pero también me he dado cuenta que la vida me ha empezado a mostrar otros caminos,de ahí que mi colaboración no ha sido tan intensa.
Otra de las cosas que he recuperado han sido las ganas de amar de una manera incontrolada,dejándome llevar y disfrutando de tantos momentos que me han hecho vibrar como nunca.
Sin embargo,el mayor regalo que he tenido este año ha sido poder recuperar a mis hijos,y compartir semana tras semana mi vida con ellos,aunque en plena adolescencia como están no resulta nada sencillo retomar la vida con ellos.
Es un reto en el que me veo envuelta,pero que también me está enseñando muchas cosas y me está ayudando a crecer como persona.
Sin embargo,si estoy aquí es porque ando un poco revuelta,como cada año me pasa cada vez que tengo que pisar mi querido pueblo.
Y aunque luche de manera encarnizada contra miedos irracionales,porque  soy consciente que lo son,ahí surgen cada año para amargarte las vacaciones.
Aunque es cierto que ya no tienen la misma intensidad ,ser consciente de ellos, molesta.
Y como cada año,intentaré disfrutar mis vacaciones,aunque no sea el entorno en el que me gustaría pasarlas,pero hacer de cada instante un momento especial sólo depende de mí.


jueves, 11 de junio de 2015

Y por fin,el amor

A veces es conveniente pararse a hacer un alto en el camino,vivir la realidad de nuestra vida frustrada ante tantos sueños rotos.perdidos o dejados escapar,y no es sencillo.
Pero lo hacemos desde un punto tan racional que casi siempre encontramos culpables de todo o casi todo lo que nos pasa.
Es como he dicho en otras ocasiones,devolver la culpa a los que la tuvieron  es genial y hace soñar con vivir una vida "normal".
¿Pero qué es una vida normal?¿Acaso hay diferencias entre nuestra vida y la del resto de la gente "normal"?
Sinceramente creo que los que nos creemos diferentes somos nosotros y que el resto del mundo nos ve tan normales como lo son ellos.
Con mas o menos problemas,tenemos un trabajo,una familia,los mismos problemas económicos que otra gente,las mismas riñas en casa,los mismos padres insoportables que vienen a darnos lecciones de vida sin saber que la mayor lección la aprendimos de pequeños.
No somos raros,somos conscientes de luchar por una vida desde pequeños.
Analizamos con lupa cada paso que damos,cada decisión que hay que tomar, cada giro que hay que darle a la vida.
Pero no es por rareza ,sino por constancia,por haber aprendido a lo largo de nuestra vida que cada acto tiene consecuencias,para nosotros o para el resto del mundo.
Ultimamente,me he cansado de ser racional,de analizar todo tan metódicamente y he escondido la lupa en no sé qué cajón.
Es el momento de bailar,bailar a la vida ,de dejarse llevar,de ver que nos depara el destino y dejar de controlarlo todo.
Hay más vida "fuera",hay personas interesantes,hay situaciones bonitas,fantásticas por vivir que sólo escapando del control se consiguen conocer y vivir.
Puedes hacerte un plan de vida ,de casa,trabajo,familia y amigos pero no es la realidad de este mundo.
Hay amores escondidos en esquinas insospechadas.
Hay tiernos roces de manos tan sutiles que si no estás atento te los pierdes y que sólo tú eres capaz de apreciar.
Hay lugar para las personas que perdieron la esperanza de amar perdidamente y hablo en primera persona.
Siempre hubo alguien que me decía que algún día encontraría a esa persona especial.
Lo que yo no sabía es que la tenía al lado.
Dejar de controlar todo,y sobre todo ser consciente de mis sentimientos y dejarlos salir hicieron posible que pudiera darme cuenta de ello.
Y es maravilloso amar libremente.Supongo que no lo entenderéis,pero para mi,tener pareja suponía volver a sentirme sometida,abusada,y sobre todo pensar que tenía que darlo todo para complacer a la otra persona.
Ha llegado mi momento,ese de encontrar a alguien con la que puedo tener una relación de igual a igual,sin presiones, sin abuso y sin nada más que no sea amor.
Estoy aprendiendo a amar y lo mejor es que lo estoy viviendo,pero sobre todo lo estoy disfrutando.
Amar tanto a una persona que llega a doler,es algo que jamás había experimentado y aunque "duele",es un dolor tan sano que me recuerda o me dice que de verdad estoy viva y siento,así que no quiero dejar de sentirlo.
Gracias por aparecer en mi vida.



miércoles, 25 de febrero de 2015

Los miedos..."de uno en uno"

Pues tras ese tropiezo que he tenido,en el que de nuevo me he vuelto a cuestionar tooooda mi vida,me levanto con una energía renovada,y unas ganas enormes de continuar por donde lo dejé,aunque es una manera ficticia de hablar claro.
Dicen que las caídas o los pasos hacia atrás son para tomar impulso.
A mí creo que me han servido para algo más y ha sido para crecer otro poquito,para darme cuenta que las dependencias no son buenas,y que lo mejor de esta vida es ser autónomo e independiente.
Como dice mi hija,"los miedos de uno en uno",y si eres capaz de dejar a un lado todos los miedos existentes y que impiden que tu vida sea plena,e ir enfrentándolos uno a uno,podrás ir venciéndolos y crecer.
Yo ahora me planteo mi vida como una guerra,una guerra contra mis miedos.
Si expones los dos bandos,en uno estás tú,únicamente tú con unas armas que no son más que las herramientas con las que te has ido haciendo durante tus años de terapia.
En otro bando puedes encontrar un ejército  en el que se encuentra tu baja autoestima,miedo,indefensión,frustración,soledad y por qué no tu rabia,odio ,rencor y un sinfin de sentimientos negativos.
Imagina que te enfrentas en una batalla cuerpo a cuerpo.Estás tú ,más sola que la una frente a todo un ejército,provisto de un montón de armas y de información acerca de tí.
Seguramente perderás la batalla,y no sólo la perderás sino que además el ejército de enfrente se verá reforzado tras ella.
Pero en cambio si usas esa inteligencia de la que dispones y piensa en el divide y vencerás,te plantearás el terreno donde librar la batalla y más que un enfrentamiento en campo abierto piensas en una lucha de guerrillas,probablemente irás ganando terreno y pequeñas batallas y por supuesto que el gran ejército irá perdiendo miembros y su capacidad de ataque será diezmada.
Y con cada paso que des ,con cada batalla verás que parte del enemigo se comienza a transformar,y hasta llega a cambiar de bando ayudándote contra tus otros enemigos.
Qué pasa si vences el miedo  a realizar algo nuevo. El hecho de realizarlo ya en sí hace que tu autoestima crezca y creas que eres capaz de realizarlo,y no sólo eso sino que la frustración que tenías por ser incapaz de realizarlo se verá reducida.
Como ves es una lucha de guerrillas,y sólo enfrentándote de uno en uno se puede ganar la batalla final y alcanzar una vida plena ,llena de optimismo,tesón y confianza en una misma.
Y recuerdo que nunca dije que esto fuera fácil.Es más probable que dure más una lucha de guerrillas que una batalla campal,pero es más probable que el resultado sea más agradable.